Los 15 consejos para una dieta saludable

Una alimentación saludable nos ayudará a mantener o rebajar nuestro peso y al mismo tiempo cuidar nuestra salud. Estos son los 15 consejos fundamentales.

Consejos para una alimentación sana
Consejos para una alimentación sana

Perder peso son salud

Cuando queremos perder algunos kilos, normalmente lo queremos hacer deprisa y cuanto más rápido mejor. Eso nos lleva a buscar y utilizar dietas que en muchos casos no son sanas. Además suelen ser tan radicales que es muy difícil llevarlas a cabo y cuando lo conseguimos luego nos llega el efecto rebote.

Por todo ello lo más aconsejable es recurrir a una alimentación saludable. Aunque los resultados no prometan ser tan rápidos, serán más efectivos y duraderos.

Por otro lado siempre tendremos que acompañarla de ejercicio físico para quemar calorías. En caso contrario los kilos perdidos se recuperan pronto.

Las dietas estrictas, por lo general, eliminan más líquido del organismo que grasas y esos líquidos se recuperan muy rápidamente. Por ello es conveniente cambiar nuestros hábitos alimenticios para asegurarnos una vida más sana. Hay muchos regímenes adelgazantes pero todos tienen unos aspectos fundamentales en común. Aquí tienes los quince consejos que hemos reunido a lo largo de años de experiencia.

Los 15 consejos de la dieta sana

1. Debe ser variada. No debes olvidar ningún grupo de alimentos. Tu alimentación ha de ser equilibrada. El truco consiste en no abusar de la cantidad de alimentos hipercalóricos y poco sanos.

2. Tu régimen ha de ser suave. Las dietas rápidas que prometen la pérdida de muchos kilos a la semana, a la larga ocasionan problemas de salud y recuperarás los kilos perdidos. Lo mejor es perder entre medio y un kilo semanal.

3. Reparte tus comidas en cinco tomas diarias. No debes saltarte una comida importante. Dos deben ser comidas consistentes y las otras tres más ligeras.

4. Tu desayuno ha de ser fuerte. El desayuno adecuado aporta entre un 20 y un 25% del aporte calórico diario.

5. Tienes que cenar pronto, al menos dos horas antes de acostarse. Por la noche el metabolismo se ralentiza y los alimentos se acumulan en forma de grasas más fácilmente.

6. El agua es fundamental. Tienes que beber mucho, unos dos litros diarios. El agua mantiene la línea porque no tiene calorías.

7. Tienes que cocinar las cantidades justas. Esto es muy importante. Tienes que pesar las raciones. Las sobras son una tentación peligrosa.

8. Elimina la sal casi por completo. Basta con un poco. Comiendo los mismos alimentos sin sal se pierde peso y se gana en salud. Sin cambiar de alimentación perderás volumen.

9. Usa aceite de oliva en las comidas. Una cucharada al día no aporta muchas calorías y ayuda a mantenerse sano por sus ácidos grasos monoinsaturados.

10. Reduce tus raciones en el plato. Las cantidades de comida que tomes deben ser menores. Para perder peso se debe reducir el número de calorías diarias.

11. Las grasas son enemigos de tu dieta. Aportan muchas calorías. Cocina al vapor, a la plancha y utiliza el microondas. La cocina natural además es más sana y mantiene mejor las vitaminas y minerales de los alimentos. Incluye en tu dieta sopas y caldos de verduras, son un magnífico ayudante para quemar grasas.

12. Comer es un placer. Disfruta comiendo. La dieta no debe ser una tortura. Por ello es positivo variar los menús. Una dieta que hace sufrir no es una buena dieta.

13. No te obsesiones con la báscula. Pésate una vez a la semana, sin ropa y en ayunas. Perder peso es un logro progresivo.

14. No piques entre horas. Lo único que consigues es almacenar grasas y tira por tierra todos tus esfuerzos. Si no se puedes evitarlo, lo mejor es comer trocitos de fruta, yogures descremados…, que calman el hambre sin aportar muchas calorías.

15. Limita o elimina el consumo de alcohol. Los licores tienen bastantes calorías. Evita tomarlos, sobre todo después de comer.

Ejercicio, el complemento perfecto

No olvides practicar ejercicio físico siempre que estés haciendo dieta y en general a lo largo de toda tu vida. El deporte es fundamental. El ejercicio físico siempre elimina grasas y quema calorías. Además tonifica el organismo. Es una garantía de salud y de mantener tu peso adecuado.

Nuestra mejor aliada, la paciencia

Independientemente del estilo de dieta que elijas, es importante tomárselo con calma. Un ritmo adecuado es perder alrededor de uno o dos kilos cada dos semanas. Especialmente en el caso de las personas que sufren de un fuerte sobrepeso, lo ideal es perder una proporción de 20 kilos en un año.

También es necesario saber tratar los desmoralizantes bloqueos que tienen lugar en todas las dietas cuando llevamos unos días y parece que nos estancamos en un peso y no podemos bajar más. El ejercicio es un importante aliado en estos casos. Caminar una hora diaria o hacer una hora de natación, aerobic o footing cada dos días puede ser muy efectivo. Realizar dietas puente, mucho menos estrictas, cada cierto número de semanas aportará un grado de felicidad.

El temido efecto Rebote

Lo fundamental, sin embargo, es recordar que si se come muy poco (una dieta estricta) el metabolismo basal baja a unos mínimos. Esto provoca que, a poco que esa persona se vuelva a pasar en la dieta, recuperará rápidamente su peso anterior.

Para conseguir la imagen deseada hay que marcarse metas fáciles de alcanzar. Es necesario aclarar también los motivos por los que una persona quiere adelgazar y cuántos kilos le sobran. Un especialista en nutrición puede ayudarnos y aconsejarnos sobre la forma de llevarla a cabo para determinar si hay alguna causa por la que una persona determinada aumenta de peso y si existe patología o contraindicación alguna.

Todo tiene un final: la foto finish

El problema es que muchas personas no eligen la ocasión idónea para empezar un tratamiento. Cuando llega el calor y es hora de lucir los cuerpos en playas o piscinas, se lanzan precipitadamente a dejar de comer y empiezan las catástrofes. Lo ideal es buscar una época de estabilidad fuera de los excesos de trabajo y lejos de la llegada de las vacaciones.

Una medida lógica y muy efectiva es retirar todas las tentaciones de la nevera. ¡Fuera los alimentos que más engordan! Rodearse de estímulos positivos como ropa atractiva o un gráfico con el peso perdido puede ser un buen aliciente. El secreto para conseguir llegar sano a la foto finish es un cóctel de paciencia y disciplina.

Conclusión

Perder peso con una dieta sana es más seguro y efectivo a largo plazo. Además esos hábitos saludables nos ayudarán a mantenernos en nuestro peso ideal una vez conseguido. El ejercicio físico será nuestro mejor aliado.

Un comentario sobre “Los 15 consejos para una dieta saludable”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *